El lunes los Shovavim, los más chiquitos del shule junto a sus papás, despidieron el año lectivo con una hermosa tarde de juegos en donde había diferentes circuitos para transitar con diferentes texturas, formas, sensaciones y como cierre disfrutaron de una riquísima merienda todos juntos.