En atriles, en afiches sobre el piso, en plano vertical sobre la pared, los Tzvaim a través de sus movimientos van descubriendo que dejan huellas…

Huellas de colores, experiencias nuevas que generan aprendizaje y disfrute.